Entradas recientes
Perlas de agua salada - Perlas online
15431
single,single-post,postid-15431,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-theme-ver-9.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive

Perlas de agua salada

Perlas de agua salada

10 Abr Perlas de agua salada

Las perlas de agua salada son aquellas que se crían en entornos acuáticos salinos. Constituye las más antiguas y más prestigiosas de estas gemas orgánicas, las más codiciadas.

Perlas de agua salada naturales

La pura perla natural (de agua salada y sin intervención humana) se cría y recoge en las aguas del Golfo Pérsico (documentada por los summerios en el 4.000 aC) y otros países como Australia o Japón.

La recolección de estas perlas se hacía mediante buceo, también denominado “caza de perlas”. En ocasiones, como el caso de las “ama” japonesas, desarrollada exclusivamente por mujeres.

Una actividad tremendamente arriesgada en la que los cazadores de perlas debían enfrentarse a multitud de peligros: la apnea, los tiburones, las medusas…

En la actualidad la caza de perlas es una actividad anecdótica, en muchos casos un mero espectáculo para turistas, debido al monopolio de la perlicultura y el descenso de la población de muchas especies de bivalvos perlíferos, algunos de ellos al borde de la extinción.

Perlas de agua salada cultivadas: localización y tipos

Las perlas de agua salada de la actualidad, son perlas procedentes de granjas perlíferas.

En la perlicultura de agua salada sobresalen 3 tipos de perlas: las perlas japonesas Akoya (Pinctada Fucata Martensii), las perlas australianas o del mar del sur (Pinctada Máxima) y las perlas tahitianas o perlas polinesias (Pinctada Margaritifera Cumingii).

Además de estas ubicaciones, las perlas cultivadas de agua salada se pueden encontrar también en Filipinas, China y Vietnam.

La perlicultura de perlas de agua salada está sujeta a un proceso que ocupa una dilatada extensión en el tiempo y muchos cuidados por parte del granjero perlífero.

Cultivo y yacimiento

La técnica de obtención de las perlas cultivadas de agua salada fue desarrollado por Kokichi Mikimoto a finales del siglo XIX. El procedimiento básico es insertar un núcleo de nácar en el interior de una ostra.

Este proceso traumático, donde se daña a drede el llamado manto de la ostra, genera en él un proceso defensivo en el que el bivalvo reacciona contra esa agresión, rodeando al objeto extraño con capas concéntricas, superponiendo lentamente, capa a capa, con un envoltorio de nácar.

Desde la implantación del núcleo hasta la recolección de la perla de agua salada pueden transcurrir 3 años. El ciclo de producción de la perlicultura de agua dulce dura hasta los 18 meses.

El proceso requiere de cuidados y controles constantes y de ininterrumpidos chequeos y clasificaciones de las ostras según la evolución de las perlas que se están formando en su interior.

Todo en pos de preservar los exigentes cánones de calidad que atesoran las perlas de agua salada.

Para terminar de introducir complejidad en el proceso, factores externos como el cambio climático y las variaciones en la calidad del agua tienen una importante incidencia en la perlicultura de agua salada.

¿Perlas cultivadas de agua salada o de agua dulce?

Distinguir una perla de agua salada de una de agua dulce es una labor sólo al alcance de los expertos en perlas.

Los amantes de las perlas atribuyen más brillo y lustre a las perlas de agua salada que sus hermanas de agua dulce.

De todas formas son consideraciones subjetivas sujetas a múltiples factores. En todo caso podremos atribuir el origen de esta gema orgánica al mar, el principio de una fascinante historia de belleza.

.